Maravillosos los actores, deslumbrante el texto que nos habla de víctimas del nazismo mostrándonos al desnudo nuestra actual sociedad, nuestros miedos, nuestras contradicciones, la absurda búsqueda de una inútil estética que se queda en la superficie de unos cuerpos perfectos alejándonos del valor y la belleza de lo raro, lo imperfecto, lo útil o inútil, de lo verdaderamente humano.

De nuevo gracias al Centro Dramático Nacional y de forma muy especial a todo el equipo que lo hace posible cada día rodeándolo de amor, color e infinita sensibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *